ActualidadCristalplant

Cultivar Injerto de Pepino – Guía Práctica

By 31 julio, 2018 Sin comentarios

GUÍA PRÁCTICA DE CULTIVO EN PEPINO INJERTADO

Manejo de riego

Al igual que sandía injertada, el pepino injertado necesita un mayor aporte de agua después del trasplante (enraizamiento) que una planta normal. Durante el cultivo, la dotación de agua será la misma que en una planta sin injertar.

Elección variedad-patrón

Este aspecto viene determinado por la vigorosidad y la compatibilidad. Hay que compensar el vigor entre la variedad y el patrón. Como pasa en tomate, hay que tener en cuenta que si la variedad es muy fuerte, injertamos con un pie de vigor medio o bajo. En el caso contrario, un pie más vigoroso, se dejan más tallos a la variedad para compensar el exceso de vigor.

Patrones comunes y contrastados

Affine (Pepino). Vigor medio.

A2 (Pepino). Vigor alto.

Cobalt (Calabaza). Vigor alto.

Root Power (Calabaza). Vigor medio.

Técnica a dos tallos

Para trasplantes de primavera a partir de marzo, la densidad oscilaría entre 0,5 – 0,625 plantas por metro cuadrado conducidos a dos brazos de 1 a 1,25 tallos/m2. Hay que utilizar siempre patrones de vigor alto.

Para despuntar la planta injertada en campo, lo recomendable sería dejarle dos tallos desde la 3ª hoja verdadera y luego cortarle la cabeza. De esta manera, la planta no tiene “un parón” en el crecimiento.

Abonado equilibrado

Las plantas injertadas tienen un sistema radicular mayor y más potente, pero en contra de la creencia popular, necesitan una menor fuente de nutrientes y por tanto si reducimos el nivel de nitrógeno llevaremos la planta más equilibrada.

Hablando de milimoles, lo recomendable es calcular una solución nutritiva tipo, respecto al agua de 10 milimoles de nitratos, así cuando subamos la conductividad eléctrica por necesidades de cultivo no sobrepasar los 14 milimoles de nitratos.

Elección del marco de plantación

Para la parte del Poniente y costa de Granada en los trasplantes de septiembre-octubre, lo recomendable sería una densidad de 1 planta por metro cuadrado, conducido a un brazo utilizando un patrón de vigor medio, como podría ser Affine o Cobalt.

Evitar franqueamiento

Limpieza de raíces emitidas por parte de la variedad. En invierno en condiciones de falta de luz, quitar las primeras hojas basales para evitar franqueamientos laterales.

Lo más importante; los injertos no son indestructibles. Aunque injertemos, no nos podemos olvidar de solarizar.

EL INJERTO DE PÚA

Actualmente, la mayoría de los injertos de pepino se hacen en púa. Este tipo de técnica requiere mantener unas condiciones climáticas más exigentes: temperatura mínima de 24ºC y humedad relativa del 90%.

Ventajas:

Mejor cicatrización de la unión variedad-patrón.

Disminución de problemas fúngicos.

Buen porte de planta.

Duración:

30 días para patrón de calabaza

35 días para patrón de pepino

 

Descargar Díptico de Injerto de Pepino

 

Responder